Parque Natural del Estrecho

Parque Natural del Estrecho

Reserva ahora

Parque Natural del Estrecho

Tarifa se encuentra en el Parque Natural del Estrecho.

Los 18.931km2 del Parque Natural del Estrecho incluyen tanto las zonas costeras y bosques colindantes, como una gran parte marina del Estrecho de Gibraltar, tanto en el Mar Mediterráneo como en el Océano Atlántico.

El estrecho de Gibraltar es el punto más importante para todas las aves migratorias europeas. Aquí encuentran un lugar seguro para descansar y alimentarse antes de su largo viaje a África y en su regreso después de haber cruzado el desierto y el océano. Las migraciones anuales tienen lugar en primavera y otoño y ofrecen un espectáculo impresionante en aire, agua y tierra.

La parte marina del parque natural:

Aunque la mitología griega afirma que el estrecho entre África y Europa fue creado por Hércules, sabemos que la unión entre los dos continentes se abrió y cerró varias veces a lo largo de la historia debido a los movimientos de las placas geológicas, la última vez hace tan solo 6 millones de años.

Debido al intercambio constante de aguas del Mediterráneo y del Atlántico en el Estrecho de Gibraltar, se ha creado un mundo submarino único, rico en animales y plantas. El estrecho sirve a muchos animales marinos como “autopista” entre los dos mares.

Entre los animales migratorios se encuentran los atunes, que a la vez atraen a las orcas. Pero en el estrecho también viven tortugas marinas, delfines, ballenas y un gran número de crustáceos y moluscos, caballitos de mar, estrellas de mar, erizos, anémonas y frágiles algas que indican la alta calidad de las aguas.

También el hombre utiliza este canal natural desde tiempos remotos para el transporte y comercio. Buceadores pueden admirar no solo un mundo submarino único, sino también los barcos hundidos en el fondo del mar.

La parte terrestre del parque natural:

En tierra, el parque natural se extiende desde la playa de Getares en Algeciras hasta el Cabo de Gracia, entre Bolonia y Zahara de los Atunes. Se puede apreciar claramente la diferencia entre la costa mediterránea, desde Getares hasta Tarifa, y la atlántica, desde Tarifa hasta Cabo de Gracia, fijándonos en las formaciones y la vegetación.

En el Mediterráneo encontramos mayoritariamente una zona costera rocosa con acantilados y pequeñas ensenadas con impresionantes formaciones en las orillas rocosas.

Aquí crecen mayoritariamente pitas, palmitos y flores y arbustos y árboles aislados. En el Atlántico lo habitual son largas playas de finísima arena blanca. Directamente en la orilla se encuentran varios humedales que sirven sobre todo a los pájaros, pero también a insectos y pequeños mamíferos como lugar de descanso, de cría y como fuente de alimento. Aquí crecen sobre todo juncos, cañas y hierba.

A poca distancia de la costa crecen, según la zona, pinos, acebuches, eucaliptos, sabinas, enebros, lentiscos y distintos narcisos y magnolias.

En los bosques viven varias especies de animales como pájaros, rapaces, insectos, reptiles y pequeños mamíferos como zorros, erizos, martas, ginetas y hasta meloncillos, e incluso mangostas, representadas únicamente en esta zona dentro del continente Europeo (esto se debe a la cercanía con el continente africano y la expansión de especies en ambos continentes).

En todo el parque existen estrictas normas para la protección de animales y plantas. Para bucear se debe de contactar las escuelas locales. La pesca está estrictamente regulada y en algunas zonas completamente prohibida. En las playas y senderos que atraviesan el parque se espera un comportamiento respetuoso con la naturaleza.

En todo el parque existen estrictas normas para la protección de animales y plantas. Para bucear se debe de contactar las escuelas locales. La pesca está estrictamente regulada y en algunas zonas completamente prohibida. En las playas y senderos que atraviesan el parque se espera un comportamiento respetuoso con la naturaleza.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de Cookies en Política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.